Brettvett1 – Rottweiler se levanta y descubre que su hermano gemelo Hank había fallecido durante la noche y se había ido al cielo. Brutus no quiere dejar su lado y no se quiere mover, se apoya contra su cabeza. Brutus nunca lloró por nada en los dos años que lo hemos tenido… pero claramente se puede ver en sus ojos que está llorando por su hermano. Los dos lloramos la muerte de Hank. Esto es prueba que los animales sí tienen emociones y sienten dolor igual que nosotros. Hagámosle saber al mundo que los animales sienten amor y dolor igual que nosotros. No dejemos que la muerte de Hank haya sido en vano. Compartan nuestra historia.

Posts Relacionados