Unas 200 ballenas se quedaron varadas en Golden Bay el viernes pasado. Lamentablemente, 140 murieron a pesar de los esfuerzos para salvarlas, pero el resto fueron capaces de ser reflotadas.

Sesenta de las ballenas volvieron a varar, pero personal del Departamento de Conservación y 400 voluntarios las mantuvieron con vida mientras esperaban que regrese la marea alta.

Volvieron a ser reflotadas la noche del sábado y fueron monitoreados durante toda la noche. Todo pareció ir bien.

Según el Departamento de Conservación, los varamientos masivos son muy raros y por lo general el departamento asiste a un promedio de 85 incidentes cada año de 1 ó 2 ballenas o delfines.

El biólogo de mamífero marinos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos, Trevor Spradlin, dijo que las ballenas piloto son más propensas a varamientos masivos porque “su necesidad de un grupo cohesivo es muy fuerte, por lo que estos animales se quedan juntos.”

Spradlin dijo que los varamientos masivos suelen comenzar cuando una ballena veterana o enferma queda atascada y luego el resto la sigue porque no quieren dejarla sola.

Posts Relacionados