Las autoridades mexicanas encontraron 40 animales silvestres muertos y congelados durante una redada en una propiedad en Monterrey después que vecinos reportaran que había especies en peligro de extinción a la venta en la propiedad.

Los agentes también encontraron 12 animales aún vivos gravemente desnutridos y viviendo en condiciones muy precarias, sin acceso a agua o alimentos y obligados a vivir en jaulas muy pequeñas. Estos fueron enviados al zoológico La Pastora para recibir tratamiento veterinario.

Los animales eran vendidos en distintos sitios web y a través de las redes sociales.

Los animales congelados incluían 17 pitones bola, 4 pitones burmesas, 3 lagartos monitor de agua, 2 cocodrilos de pantano, 2 petauros del azúcar, 2 ardillas grises, 2 perros de las praderas cola negra, 2 cernícalos, 2 ranas arborícolas de ojos rojos, 1 mono ardilla, 1 tití orejas de algodón, 1 perico mostacho y 1 serpiente maicera.

Los que aún estaban vivos incluían 6 tortugas del desierto, 2 guacamayos azules, 2 pericos monjes argentinos, 1 perico sol y 1 chinchilla.

La posesión ilegal de animales es punible con hasta 9 años de prisión y 3.000 días de salario mínimo según la legislación mexicana. Se añaden un extra de 3 años de prisión y hasta 1.000 días adicionales de salario mínimo cuando hay fines comerciales involucrados.

Posts Relacionados