602486_10151715314012179_1201333186_n.jpg

Garvin Brown, 34, de Brooklyn murió en la madrugada del domingo tratando de salvar a su perro de un lago congelado en Nápoles, donde fue a pasar el fin de semana con su novia Leeyana para relajarse, ya que había estado trabajando muy duro desde el nacimiento de su hijo de 2 meses de edad.

Brown dejó salir a los perros a eso de la 1 de la mañana y su mezcla de Pastor Alemán de 4 años, Rudy, se dirigió directo a los lagos congelados.

Cuando Rudy cayó al agua, Brown alertó a su novia y se apresuró para rescatarlo y que no se ahogue. Fue capaz de conseguir sacar a Rudy fuera del agua, pero al hacerlo se quedó atrapado bajo el hielo.

Leeyana rápidamente llamó al 911, pero ya era demasiado tarde para Brown. Horas más tarde, oficiales del Departamento de Bomberos de Nápoles sacaron el cuerpo de Brown del fondo del lago de 2.5 metros de profundidad.

Posts Relacionados