Los últimos 13 perros de un total de 57 perros rescatados por la Humane Society International (HSI) del mercado de carne de Corea del Sur acaban de llegar a la SPCA de San Francisco para comenzar un nuevo capítulo en sus vidas.

La organización de bienestar animal HSI ha estado trabajando en el país asiático para acabar con el comercio cruel de carne de perro y ayudar a los agricultores con la transición de sus granjas de perros a un negocio de agricultura. Esta es la segunda vez que su arduo trabajo ha dado frutos y el criador ha aceptado cerrar su granja de perros y entregarlos a todos. En febrero, la organización llevó otros 23 perros a Nueva Jersey.

Los perros que viven en granjas de perros están obligados a vivir como tantos animales de cría, hacinados en jaulas oxidadas y sucias, privados de todo lo que es natural para ellos hasta que es hora de encontrarse con su horrible destino. De acuerdo con la organización Korean Dogs, los animales ‘viven en jaulas todas sus vidas sin protección contra el clima extremo y sin agua, ejercicio, compañía o atención médica, sin sentir nunca el suelo bajo sus pies. Sus tímpanos son a menudo explotados para evitar que ladren.”

Korean Dogs también explica que la mayoría de los surcoreanos que comen carne de perro creen que cuanto más sufra un perro o un gato antes de su muerte, más sana y sabrosa será la carne. Debido a esto, los perros son a menudo torturados antes de ser asesinados, les rompen los huesos, los queman y los gatos son con frecuencia simplemente hervidos vivos.

La demanda de carne de perro y gato es tan grande en el país que son los únicos que tienen un sistema de crianza masivo para satisfacer la demanda, la cual sigue siendo tan alta que el 20% de los perros que se comen son importados de China.

El equipo de rescate de la HSI describió la granja donde fueron rescatados los 57 perros, todos menores a 2 años: “La granja es oscura y fría… Las jaulas no parecen haber sido limpiadas durante años. Los perros estaban siendo alimentados con cadáveres de otros animales – a menudo se les arroja el cuerpo entero para comer. Caminan en círculos sin fin. Al caminar por los pasillos, ves los ojos mirando desde la oscuridad y luego los perros comienzan a acercarse lentamente a la parte delantera de sus jaulas.”

“Esta es la terrible industria que estamos tratando de parar. Estos 57 perros ahora están a salvo, pero millones más siguen sufriendo, tienen hambre y miedo. Por favor, haz una donación urgente hoy para ayudarnos a luchar contra esta crueldad.”

Los perros serán repartidos entre distintos refugios de la HSI Estados Unidos hasta que puedan ser adoptados.

“Algunos de estos perros estaban en un estado terrible, tanto física como mentalmente. Fueron privados de amor toda su vida, viviendo con miedo y encerrados”, dijo Lola Webber, jefe de campaña de HSI Asia y directora de la Fundación Cambio para los Animales en Corea del Sur.

“Tan pronto como abrimos las puertas de las jaulas y se dieron cuenta de que no íbamos a hacerles daño, ellos menearon sus colas y nos lamieron la cara. Me sentí muy privilegiada de poder darle a estos perros el primer abrazo y beso de sus vidas”.

Se estima que 2,5 millones de perros y miles de gatos son sacrificados en Corea del Sur cada año. En China, el número llega a 10 millones de animales y cientos de miles se consumen en otros países como Vietnam, Tailandia, Indonesia y las Filipinas.

Si quieres ayudar a la HSI con los gastos del rescate y la rehabilitación de los perros, haz click aquí para donar.

Posts Relacionados