La cadena de islas de Vanuatu, al norte de Australia, vivió uno de los peores desastres naturales en la historia este año cuando el ciclón Pam golpeó el país el 13 de marzo.

Las islas fueron destruidas por desgarradores vientos de categoría 5. Cuando Pam golpeó, el presidente de Vanuatu, Baldwin Lonsdale, le dijo al mundo que es “el momento de actuar” sobre el cambio climático.

Con 24 personas muertas y el 45% de los ciudadanos de Vanuatu desplazados, la comida se está acabando para los animales abandonados.

Un equipo de la organización Protección Animal Mundial (WAP) visitó el país el 18 de marzo y describió la escena como “inimaginable”.

Pam, un cachorro de seis meses, fue encontrado “al borde de la muerte” y fue cuidado hasta que se recuperó. Pam está mucho mejor ahora, comió su primera comida en más de una semana y está de vuelta con su dueño.

Mantente al día sobre la situación en Vanuatu en el blog de la Protección Animal Mundial y considera ayudar en sus esfuerzos haciendo una donación.

WAP escribió en su página web: “Gracias a ustedes hemos sido capaces de asegurar planes para proporcionar alimentos para un máximo de 30 mil animales en los próximos meses – con un enfoque en los cerdos y aves de corral. Ha sido evidente para nuestro equipo de desastres que son los animales más en riesgo.

“Nuestro objetivo es asegurar la alimentación y la medicina para los próximos meses para asegurarnos de salvar a tantos animales como sea posible. Junto con la entrega de alimentos, vamos a proporcionar apoyo a los veterinarios del sector público que proporcionarán tratamiento a largo plazo para los animales afectados por la ciclón”.

Posts Relacionados