Nosey-Elephants-Deserve-Better-PETA

 
El uso de los elefantes para entretenimiento es un tema cada vez más controversial con cada vez más personas pasándose al lado del respeto y la compasión todos los días.

Gracias a que más de 100 ciudades en Estados Unidos cambiaron sus leyes para proteger a los elefantes y a la creciente demanda por el bienestar de los animales, hace tan solo un par de meses el icónico circo Ringling Brothers anunció que retirará a todos sus 18 elefantes dentro de los próximos tres años. Pero Nosey aún necesita nuestra ayuda.

Nosey fue capturada en Zimbabwe y traída a Estados Unidos en 1984, cuando tenía solo 2 años de edad, como parte de una “misión de rescate” de una supuesta matanza de elefantes por parte del gobierno. Más de 60 elefantes bebés fueron capturados y Nosey fue uno de casi 40 vendidos a zoológicos y circos.

Después de ser trasladada al Parque de Animales de Hollywood por un par de años, Nosey fue comprada por el Circo Familiar Liebel en 1988 y es obligada a trabajar para ellos haciendo trucos y dando paseos y vive en soledad desde entonces.

El circo Liebel ha sido citado por la USDA más de 200 veces por violaciónes de bienestar animal, incluyendo encadenar a Nosey tan fuerte que apenas podía moverse y no podía acostarse, negarle asistencia médica y no proporcionarle una vivienda adecuada.

PETA ha estado tratando de liberar a Nosey por más de 10 años, desde que un informante les dijera que Nosey estaba siendo abusada con palos punzantes y picanas eléctricas en 2004. Después de muchas investigaciones encubiertas que muestran a Nosey sufriendo de un dolor severo debido a su artritis avanzada y una enfermedad degenerativa en las articulaciones, la USDA sigue negándose a ayudar.

“Semana tras semana tras semana PETA ha documentado a Hugo y Franciszka Liebel obligando al elefante Nosey a dar paseos y realizar trucos agotadores a pesar de que le cuesta moverse por el dolor. De acuerdo con nuestro veterinario consultor que conoce a los elefantes por dentro y por fuera, Nosey muestra signos de artritis paralizante, sin embargo, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) se ha negado a sacarla del negocio”, declaró PETA.

Una inspección de la USDA realizada el año pasado dio el visto bueno a pesar de meses de filmación por diferentes organizaciones mostrando que la condición de Nosey está de hecho empeorando y ella está sufriendo de dolor crónico.

PETA explicó: “El Departamento de Agricultura afirma que una visita veterinaria en noviembre 2014 concluyó que Nosey está apta para trabajar, pero esa visita fue fundamentalmente defectuosa ya que a los veterinarios no se les dio ninguna información creíble sobre la historia de Nosey y su cojera, y la USDA ha admitido que deliberadamente les ocultó a los veterinarios las filmaciones de Nosey”.

Puedes ayudar a Nosey firmando estas peticiones aquí, aquí y aquí. También puedes unirte a la marcha por la liberación de Nosey el 26 de frente a las oficinas de la USDA en Washington DC.

PETA ya tiene arreglos para la jubilación de Nosey. Ella será transportada a El Santuario de Elefantes en Tennessee para vivir el resto de sus días en paz, sin cadenas y con otros elefantes como compañía después de casi 30 años de abuso y soledad. PETA se ha comprometido a cubrir todas las facturas de Nosey.

Posts Relacionados