aletasfins

 
Aproximadamente 200,000 aletas de tiburón fueron confiscadas en el puerto de Manta tras dos meses de investigación.

“Este es un delito contra la fauna, es realmente terrible”, dijo el ministro del Interior José Serrano. “Hay que poner fin a estas redes criminales que sólo están interesados en sus propios intereses económicos y están destruyendo el ecosistema”.

Se estima que para llegar a las 200 mil aletas por lo menos 50 mil animales tuvieron que ser asesinados.

Las aletas fueron confiscadas de varias viviendas y bodegas del puerto donde también fueron encontradas nueve armas y fueron arrestadas sies personas.

También fueron encontrados documentos que declaraban a las aletas como “capturas accidentales” de tiburones.

Las aletas se venden por hasta US$60 cada una en Ecuador, pero los precios se llegan a triplicar en el mercado asiático.

Los acusados, cinco ecuatorianos y un chino, enfrentan 5 años de prisión.

Posts Relacionados